EFECTOS DEL SHIATSU

 
PARTE POSTERIOR DEL MUSLO.
El tratamiento de Shiatsu en la parte posterior del muslo es excelente para combatir los dolores pélvicos, las contracturas de pantorrilla, los
escalofríos y las torceduras de rodilla.
PARTE POSTERIOR DE LA RODILLA.
El tratamiento de Shiatsu en la parte
posterior de la rodilla alivia los calambres en la pantorrilla, las contracturas y el dolor de las piernas, el dolor y las torceduras de tobillo, los calambres y las contracturas de la planta de los pies.
PARTE POSTERIOR DE LAS PIERNAS Y TENDÓN DE AQUILES.
El tratamiento de Shiatsu en la parte posterior de las piernas y tendón de Aquiles es excelente para los calambres y las contracturas de la pantorrilla, así como
para el dolor, el entumecimiento y los temblores del talón. Las torceduras y los esguinces de tobillos y también para la esterilidad femenina. Además refuerza la elasticidad del tendón, cura la fiebre y hace desaparecer los síntomas debidos a la falta de ejercicio.
ZONA LATERAL DEL PIE.
El tratamiento de Shiatsu en la zona lateral del pie sirve para tratar los escalofríos, los dolores menstruales, la fiebre y evita la enuresis.
PLANTA
DEL PIE.
El tratamiento
de Shiatsu en la
planta del pie alivia las contracturas,
los temblores, el cansancio y los ardores del pie. Estimula una reacción que regula el funcionamiento de los órganos internos. Alivia el entumecimiento y otros síntomas debidos a la falta de actividad física. Además, resuelve los dolores renales, los trastornos y los dolores menstruales y la enuresis.
AXILAS.
El tratamiento de Shiatsu en las axilas alivia la neuralgia, la parálisis y la contractura del brazo, la contractura de los hombros y la hipertensión.
PARTE SUPERIOR DEL BRAZO.
El tratamiento de Shiatsu en la parte superior del brazo trata la neuralgia, la contractura y la parálisis del brazo, la parálisis del nervio mediano y la
contractura de los hombros.
ANTEBRAZO.
El tratamiento de Shiatsu en el antebrazo trata la parálisis del nervio mediano, el calambre de los escribientes, los dolores precordiales y las parestesias en los dedos.
DEDOS.
El tratamiento de Shiatsu en los dedos de la mano activa los reflejos que ayudan
a regular el funcionamiento
de los órganos internos y del cerebro. Alivia el calambre del escribiente, el estremecimiento de los dedos, la parálisis de las terminaciones sensitivas de los dedos, los dolores en la zona cardiaca y las tendinitis de los dedos.
CARA ANTERIOR DEL MUSLO.
El tratamiento de Shiatsu en la cara anterior del muslo refuerza el estómago y regula el funcionamiento del intestino. Mejora los problemas de la rodilla y los síntomas debidos al poco ejercicio y, puede incluso curar, las tendencias congénitas a las luxaciones.
CARA INTERNA DEL MUSLO.
El tratamiento de Shiatsu en la cara interna del muslo regula la función intestinal alivia la ciática, los trastornos y los dolores menstruales.
OTRAS ZONAS DEL MUSLO.
Este tratamiento es eficaz para la
diarrea y el estreñimiento. Mejora el funcionamiento de los intestinos.
Puede, también solucionar trastornos menstruales.
RODILLA.
El tratamiento de Shiatsu en la rodilla tiene muy buenos resultados para dolores crónicos y reumatismo.
CARA ANTERIOR DE LA PIERNA.
El tratamiento de Shiatsu en la cara anterior de la pierna es eficaz para aliviar el enfriamiento y la tumefacción. Regula la función intestinal, los
dolores menstruales, la esterilidad, la anorexia, el ejercicio insuficiente y la diarrea.
TOBILLO.
El tratamiento de Shiatsu en el tobillo alivia los dolores producidos por las torceduras, los calambres y los efectos de la falta de ejercicio.
EMPEINE.
El tratamiento de Shiatsu en
el empeine sirve para regular la función intestinal. Alivia el enfriamiento, las cefaleas, el vértigo, el entumecimiento, la contractura plantar y los trastornos debidos a la falta de actividad.
DEDOS DE LOS PIES.
El tratamiento de Shiatsu en los dedos de los pies es una buena terapéutica para el entumecimiento. Provoca una reacción que regula la función de los órganos internos. Alivia los enfriamientos, los dolores menstruales, la frigidez y las molestias causadas por la falta ejercicio.
TORAX.
El tratamiento de Shiatsu
en el tórax es beneficioso en el
tratamiento de los dolores precordiales,
el asma bronquial, de la neuralgia intercostal y lactancia insuficiente.
ZONA DEL ESTERNÓN.
El tratamiento de Shiatsu en la zona
del esternón es excelente para los problemas de asma bronquial, la neuralgia intercostal, la frigidez y la ronquera.
ZONA DE LAS ARTICULACIONES PÉLVICAS(Punto de Namikoshi).
El tratamiento, en esta zona, para la diarrea, alivia las hemorroides, mejora la capacidad sexual, alivia la dismenorrea, los trastornos de vejiga y los dolores pélvicos. Alivia las hernias discales. Regula la función intestinal, cura los espasmos gástricos, estimula la producción de hormonas sexuales, evita la eyaculación precoz, mejora la erección y disminuye la enuresis.

 

CABEZA.
El tratamiento de Shiatsu de la cabeza puede tener efectos beneficiosos sobre los síntomas y las causas de los trastornos como cefaleas, jaquecas, insomnio, isquemia cerebral, congestión cerebral, pérdida
de memoria, neurosis, afasias, dolores occipitales, neuralgia del trigémino, alopecia areata, pesadez de cabeza, trastornos climatológicos. También puede mejorar la salud del cuero cabelludo y del cabello.
OJOS.
La presión de Shiatsu sobre los ojos con las palmas de las manos puede frenar la actividad cardiaca ralentizando el pulso a través del reflejo oculocardiaco. Además, el tratamiento de los ojos con Shiatsu mejora el equilibrio nervioso, alivia el cansancio ocular, atenúa el estrabismo, cura la somnolencia, la pesadez de párpados y la miopía temporal.
CARA.
El tratamiento de Shiatsu sobre la cara puede mejorar su aspecto, la obstrucción nasal y la sinusitis,
a su vez que mejora el aspecto de los ojos y de la nariz, alivia la miopía temporal, la vista cansada, la pesadez de los párpados, el estrabismo y la parálisis facial de causa neurálgica. También puede curar el dolor de muelas, la somnolencia y embellecer la frente y los labios.
PARTE ANTERIOR DEL CUELLO.
El tratamiento de Shiatsu en la
parte anterior del cuello mejora el desequilibrio en la circulación cerebral, regula la presión, trata el dolor precordial, el insomnio, la neurosis, las cefaleas, las jaquecas, el dolor de muelas y el hipo. A su vez, regula la secreción de la hormona tiroidea, mejora el “efecto latigazo” de los accidentes de coche y alivia la resaca. También ayuda en el tratamiento de trastornos climatéricos, tortícolis y arterosclerosis.
PARTE LATERAL DEL CUELLO.
El tratamiento de Shiatsu en la
parte lateral del cuello sirve para mejorar las molestias producidas por dormir en una mala posición, y el “efecto latigazo”, mareos, acufenos, dificultades auditivas, dolor de muelas, hiperemia cerebral, mareos en los viajes, resaca, insomnio, somnolencia y tortícolis.
ZONA DEL CEREBELO.
Tratar esta zona con terapia
Shiatsu aminora los problemas de insomnio, el dolor precoidal, las obstrucciones nasales, el cansancio ocular, la neuralgia del trigémino, el hipo, la sinusitis, el “efecto latigazo”, la pérdida de memoria, la afasia, la somnolencia,
la hemorragia nasal, el vértigo, la pesadez y el dolor de cabeza, los trastornos causados por posiciones erectas prolongadas, la resaca,
el climaterio y las neuralgias.
PARTE POSTERIOR DEL CUELLO.
El tratamiento de Shiatsu en la
parte posterior del cuello tiene efectos beneficiosos sobre la arterosclerosis, el insomnio,
las jaquecas, la neuralgia cervico-occipital, las cefaleas,
la pesadez de cabeza, la pérdida de memoria, la afasia, la resaca, la somnolencia, los trastornos climatéricos, el “efecto latigazo”,
y el dolor de cuello en general.
HOMBROS.
El tratamiento
de Shiatsu en los hombros ayuda a curar los dolores de estómago (si se trata la parte superior del hombro izquierdo) y dolores hepáticos (si se trata la parte superior del hombro derecho). Trastornos cardiacos
(si se trata el hombro izquierdo). También contracturas y dolores de hombro, calambres en los brazos, el “efecto latigazo”, neuralgia en los brazos, pérdida de apetito, trastornos climatéricos, y neurosis.
ZONA INTERESCAPULAR.
El tratamiento de Shiatsu entre los omóplatos disminuye los ataques
de asma, los dolores cordiales (si tratamos la zona interescapular izquierda) y trastornos hepáticos
(si tratamos la zona interescapular derecha), sensaciones de quemazón en el pecho, mareo en los viajes, hipo, nauseas matinales, neuralgias intercostales, anorexia, palpitaciones, disnea de esfuerzo, lumbago, molestias en la columna, cálculos biliares y espasmos gástricos.
ESPALDA
(de los omóplatos a la cadera).
El tratamiento de Shiatsu en la espalda disminuye los dolores gástricos de intestino y los dolores hepáticos. Es muy beneficioso en el tratamiento de la diabetes y regula la producción de hormonas suprarrenales, alivia el dolor renal, el estreñimiento, la diarrea, las lumbalgias, hernias discales, neuralgias pélvicas y trastornos climatéricos. Mejora la enuresis, el lumbago y rectifica la esclerosis.
SACRO.
El tratamiento de Shiatsu en
la zona del sacro corrige los trastornos de próstata y de vejiga urinaria. También calma los dolores menstruales.
PARTE POSTERIOR DEL MUSLO.
El tratamiento de Shiatsu en la
parte posterior del muslo es excelente para combatir los dolores pélvicos,las contracturas de pantorrilla, los escalofríos y las torceduras de rodilla.
PARTE SUPERIOR DE LA NALGA.
El tratamiento de Shiatsu en esta zona es útil para los problemas de estreñimiento y diarrea. Tiene un efecto regularizador sobre el funcionamiento intestinal y cura la dismenorrea. Además elimina grasa de las caderas.
NALGAS.
El tratamiento de Shiatsu en la zona de la nalga alivia los dolores pélvicos y menstruales, así como las hemorroides y el lumbago.
En los niños evita la enuresis.
ABDOMEN.
El tratamiento de Shiatsu en
el abdomen devuelve el apetito,
resuelve el estreñimiento, la gastritis y la gastroptosis. Ayuda a aliviar los espasmos gástricos, la diabetes, las enfermedades del hígado, la ciática, los enfriamientos, la hernia discal,
los trastornos menstruales, las neuralgias, el insomnio, la presión alta y baja, el hipo, las ingestiones, la frigidez, los trastornos climatéricos, la mala digestión, la dilatación gástrica, las enfermedades renales y la esterilidad.